Archivo de la categoría: Blog

El desconocido inicio de la cadena: la semilla

Desde los inicios de la agricultura, el hombre ha realizado mejora genética seleccionando las plantas que más le interesaban para cultivarlas al siguiente ciclo. Esta técnica tan antigua, parece que es totalmente desconocida por la sociedad actual, hasta el punto de que la semilla, el inicio de la alimentación, en el ámbito regulatorio no está incluida en la cadena alimentaria. Tradicionalmente se tiende a olvidar a la semilla, y se empieza hablando de la planta o del producto obtenido, pero debemos recordar que antes se encuentra el único insumo imprescindible para el sostenimiento de la cadena de consumo tal como la entendemos, segura y diversa.

Según datos del estudio “El valor económico, social y ambiental de la obtención vegetal en Europa”, realizado por Hffa Research GmbH (http://plantetp.org/sites/default/files/HFFA_Research_Paper_03_16_final_unprotected.pdf), la mejora genética ha impulsado a Europa en su camino por conseguir la sostenibilidad del sector agrícola. Gracias a la mejora vegetal, los agricultores europeos han conseguido desde el año 2000 alimentar a 160 millones de personas, lo que se traduce en alimentar a la población de Francia y Alemania durante los últimos 15 años. La obtención vegetal permite a Europa alimentarse por sí misma.

Además, la mejora vegetal no sólo ha permitido la reducción de las hectáreas utilizadas para cultivo y las emisiones de gases invernadero, también ha permitido a los agricultores reducir su consumo de agua. Los agricultores europeos han ahorrado 54 mil millones de m3 de agua desde el año 2000 gracias a las mejoras obtenidas, esto equivale a 22 millones de piscinas olímpicas.

Según un análisis realizado en redes sociales por Anove y Kreab, “Análisis de percepción de la mejora vegetal en la sociedad española”, la percepción acerca del papel de la semilla como portadora de beneficios para la sociedad y el medioambiente es muy positiva. El 70,4% de la muestra estudiada valora como “mucho” o “bastante” el impacto positivo de la semilla en el medio ambiente. El 94,2% valora como “mucho” o “bastante” el papel de la semilla en el aumento de las cantidades de alimentos disponibles. El 89,9% valora como “mucho” o “bastante” el papel de la semilla en la mejora de las propiedades nutricionales. El 70,8% valora positivamente la mejora del sabor, perfume y apariencia de las frutas y verduras El 60,38% de las respuestas afirman que las semillas modificadas genéticamente aportan beneficios económicos, sociales y medioambientales.

Debemos seguir trabajando para conseguir poner en valor la importancia de la semilla y todo el trabajo que supone la puesta en mercado de nuevas variedades. No podemos olvidar que para que una variedad salga al mercado se necesitan entre 10 y 12 años de investigación, con un coste medio de 1 a 1,5 millones de euros.

Imagen post AlimentosConciencia

Anuncios

ALIMENTOS CONCIENCIA defiende que los criterios científicos prevalezcan en las decisiones regulatorias sobre el glifosato

La Plataforma ALIMENTOS CONCIENCIA apoya a la Alianza por una Agricultura Sostenible (ALAS)* en su defensa de los criterios científicos a la hora de regular el herbicida glifosato en la Unión Europea y de una renovación de su autorización por el máximo tiempo previsto en la norma.

La ciencia ha vuelto a alzar la voz con el dictamen de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) confirmando que el glifosato NO puede ser considerado cancerígeno [1]. Tras un riguroso estudio científico, la ECHA no ha hallado evidencias de que el glifosato, el herbicida más utilizado en todo el mundo, sea cancerígeno o cause problemas graves de salud.

Cuando la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) calificó al glifosato como “probablemente cancerígeno” se abrió un debate en el que se dejó de lado a la ciencia. La clasificación de la IARC respondía a un proceso de evaluación muy diferente al de las agencias reguladoras. La IARC buscaba determinar si es posible teóricamente que algo pueda causar cáncer, incluso en circunstancias que no pueden ocurrir en el mundo real.

La ECHA ha revisado todos los estudios examinados por la IARC sobre el herbicida en cuestión, entre otros muchos, concluyendo que el glifosato NO plantea ningún riesgo inaceptable para los seres humanos o el medioambiente cuando es usado según las instrucciones de etiqueta. El último dictamen hecho público ha sido el del Comité de Evaluación de Riesgos de la ECHA, concluyendo que no hay evidencias científicas para clasificar el glifosato en la categoría de cancerígeno. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) concluyó2 en octubre de 2015 que “la evidencia no apoya la clasificación con respecto a su potencial cancerígeno”, confirmando que “el glifosato no muestra propiedades cancerígenas o mutagénicas, y no tiene ningún efecto tóxico en la fertilidad, la reproducción o el desarrollo embrionario”.

Esta clasificación representa una oportunidad para que España, como país que se guía por los criterios científicos, haga oír su voz en Europa en beneficio de los agricultores españoles, ante los países que consideraron que era apropiado tener la opinión del Comité de Evaluación de Riesgos de la ECHA sobre la clasificación armonizada en cuanto a la carcinogenicidad de glifosato antes de tomar una decisión [2].

SECTOR PRODUCTOR ESPAÑOL

La Plataforma ALIMENTOS CONCIENCIA apoya a los miembros de la alianza ALAS que pidieron la renovación de autorización del uso de glifosato en la Unión Europea por el periodo máximo autorizado en la reglamentación comunitaria, en base a criterios científicos, medioambientales, económicos y productivos. Un herbicida que, afirman, “lleva usándose más de 42 años en todo el mundo, habiéndose demostrado como eficaz, rentable y seguro para las personas y el medioambiente”.

Al igual de las Organizaciones Agrarias firmantes del manifiesto, la Plataforma ALIMENTOS CONCIENCIA defiende que el rigor científico y los dictámenes de las agencias independientes de la Unión Europea deben guiar las decisiones de los reguladores a la hora de aprobar o denegar una autorización o renovación. La patente comercial del glifosato expiró en 2000 y actualmente es comercializado por numerosas empresas, que lo emplean en más de 200 productos fitosanitarios en la Unión Europea. Prohibirlo sin justificación científica alguna respondería solo a intereses políticos e ideológicos y tendría graves consecuencias para la competitividad de la producción agroalimentaria comunitaria.

La Plataforma ALIMENTOS CONCIENCIA reclama por ello a la Unión Europea que autorice el uso de este herbicida para los próximos 15 años. Y demanda que la regulación sobre el glifosato y sobre cualquier otro producto de uso agrícola, se base siempre en evidencias científicas y en los dictámenes de las agencias competentes para el análisis y evaluación de riesgos.

LA PLATAFORMA ALIMENTOS conCIENCIA

La plataforma ALIMENTOS CONCIENCIA está formada por ASOPROVAC (Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne), PROPOLLO (Asociación Interprofesional de la Avicultura de Carne de Pollo del Reino de España), ASEPRHU (Asociación Española de Productores de Huevos), ASAJA (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores), ANPROGAPOR (Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino), ANOVE (Asociación Nacional de Obtentores Vegetales), AECEC (Asociación Española de Comercio Exterior de Cereales y Productos Análogos), APROMAR (Asociación Empresarial de Acuicultura de España), FUNDACIÓN ANTAMA (Fundación para la Aplicación de Nuevas Tecnologías en la Agricultura, el Medio Ambiente y la Alimentación), y UNISTOCK de ESPAÑA (Asociación Española de Almacenistas Portuarios de Granos, Cereales y sus Derivados).

* Alianza por una Agricultura Sostenible (ALAS): agrupa a las principales organizaciones agrarias de España (ASAJA y UPA), y a Cooperativas Agroalimentarias de España, a la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas vivas (FEPEX) y a la Asociación Española Agricultura de Conservación/Suelos Vivos (AEAC/SV)