El reto de la seguridad alimentaria

ganadero-porcino

El reto que tiene el sector ganadero es claro: aportar proteína animal de alta calidad a un continuo aumento de consumidores a nivel mundial, bien desde el punto de vista demográfico o bien desde el punto de vista de incremento de renta per cápita. Está demostrado que el incremento del poder adquisitivo es directamente proporcional al consumo de proteína de alta calidad de origen animal. Además, los sectores ganaderos, no solo deben afrontar el reto de proporcionar alimento al consumidor, sino de hacerlo de una forma correcta, segura y garantizando un consumo ajustado de recursos naturales.

Ante este panorama y con la vocación clara de asegurar alimento para las poblaciones humanas presentes y venideras, el conjunto de la cadena tiene que trabajar en sintonía con todas las herramientas que tengamos a nuestra disposición para alcanzar nuestro objetivo. Partiendo desde la alimentación animal a base de cereales y leguminosas, es necesario poder incrementar los rendimientos de producción con un mínimo consumo de recursos. Hoy gracias a la tecnología, se sabe que se puede ser más eficiente, más productivo y por ende poder poner en el mercado materias primas de alta calidad a un precio aceptable que permitan tener controlados los precios al consumo.

En la parte ganadera, el continuo progreso genético en término de animales producidos por unidad y en mejoras de la conversión, las nuevas técnicas de aprovechamiento de otras fuentes de nutrientes, las nuevas formas de procesar las materias primas, la ingeniería genética aplicada al desarrollo de nuevas vacunas, las mejoras en el manejo y en la sanidad animal hacen que cada vez el ganadero de porcino sea más y más eficiente a la hora de transformar materia prima vegetal en proteína animal de alta calidad puesta a disposición del consumidor a un precio muy razonable.

Otro de los factores a tener en cuenta en la producción actual es el entendimiento del medio ambiente, cómo podemos hacerlo más sostenible y para ello, no hay que sobreexplotarlo, es decir, hay que ser eficientes en la gestión con cultivos mejorados que aprovechen mejor los recursos y hay que aportar a la tierra los minerales y la materia orgánica necesaria para poder obtener un nuevo ciclo de producción. En este aspecto el sector porcino vuelve a jugar un papel determinante a través de las deyecciones ganaderas, es decir, todos aquellos nutrientes que no utiliza en su crecimiento y que son excretados, deben ser devueltos a la tierra para poder servir tanto de abono como de enriquecimiento de los suelos para poder tener una agricultura y una ganadería sostenible.

Tenemos una responsabilidad con la sociedad y con el medio ambiente. Para hacer frente a la demanda mundial y hacerlo de una forma sostenible de cara al futuro, el agricultor y el ganadero deben emplear la tecnología que esté a su disposición para poder optimizar y garantizar la producción de proteína animal. Yo no es una opción, es una necesidad. La agricultura y la ganadería no se pueden quedar estancadas, saben cómo mejorar y pueden mejorar: ¡Adelante! Alimentad al mundo con ciencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: