El debate sobre el glifosato debería ser científico, nunca político

Glifosato UE seguridad
Desde que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) calificara al glifosato como “probablemente cancerígeno”, el debate sobre dicho herbicida se ha envuelto de afirmaciones ideológicas que han silenciado lo que dice la ciencia. Se ha abierto así un debate político en el que no se tiene en cuenta los dictámenes de las autoridades reguladoras competentes, y en el que pocos realmente conocen la base de la calificación de la IARC.

La calificación de la IARC obedece a un proceso de evaluación muy diferente al de las agencias reguladoras. La IARC revisa sólo información selectiva a disposición del público, y su objetivo es determinar si teóricamente es posible que algo pueda causar cáncer, incluso bajo circunstancias que pueden no ocurrir en el mundo real. Así clasificó al glifosato en la categoría 2A, la misma en la que posteriormente incluyó a la carne roja.

Las agencias reguladoras han revisado todos los estudios examinados por la IARC sobre el herbicida, entre otros muchos, y llegaron al consenso total de que el glifosato no planteaba ningún riesgo inaceptable para los seres humanos o el medioambiente cuando es usado según las instrucciones de la etiqueta. El glifosato es y será seguro siempre y cuando se emplee de forma responsable, cumpliendo las recomendaciones de uso.

En el caso de glifosato, la evaluación de seguridad europea ha sido una de las más rigurosas y completas de una sustancia activa jamás hecha. Más de 90.000 páginas y más de 3.200 publicaciones revisadas por pares han sido consideradas durante la evaluación por los Estados Miembro y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Un proceso riguroso, durante cuatro años, involucrando a expertos en seguridad de los consumidores y medioambiental procedentes de los 28 Estados miembro.

En los últimos días la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) ha emitido su informe regulatorio sobre glifosato, siendo la quinta agencia reguladora que publica su conclusión de que el glifosato no es carcinógeno como parte de una revisión de registro, desde que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) anunciara una clasificación inconsistente en marzo de 2015. También lo han hecho, además de la EFSA, la Agencia Reguladora del Manejo de Plagas de Canadá (PMRA), la Comisión de Seguridad alimentaria de Japón y la Autoridad de Fitosanitarios y Medicinas Veterinarias de Australia. Las conclusiones de todas ellas se basan en principios científicos estandarizados y en el peso abrumador de las pruebas.

Por ello desde la Plataforma ALIMENTOS CONCIENCIA exigimos que los temas referentes al glifosato sean aborden siempre en base a lo que dicen las autoridades regulatorias competentes, ya que un debate politizado lleva a perder la perspectiva de lo que es ciencia y de lo que es política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: